top of page

Salud: Un encuentro de tradición ancestral y ciencia, sobre la salud que viene del Mar

Los Kawésqar, son un grupo indígena que ha habitado la región de los canales y fiordos del sur de Chile, desde la Península Taitao hasta la Península Brecknock y sus áreas marítimas circundantes, por lo que han mantenido una profunda conexión con el mar a lo largo de más de 6.000 años de historia. Su dieta tradicional se centra en una diversidad de productos marinos, dado que provienen de un cultura nómada, que se estableció en la costa y dependía en gran medida de los recursos del mar para su supervivencia.


En su dieta, destacan mariscos como los choritos, almejas, erizos de mar y otros, que constituyen una rica fuente de proteínas y nutrientes esenciales. Además, los Kawésqar practicaban la caza de mamíferos marinos como lobos marinos y focas para obtener carne y pieles. Asimismo, recolectaban moluscos como lapas, mauchos, pulpos y crustáceos, así como la codiciada centolla, en las zonas costeras. Complementando su alimentación, algunas especies de algas y plantas marinas también formaban parte de su dieta y se utilizaban con fines diversos, como envolver alimentos. La pesca desempeñaba un papel fundamental en su subsistencia, abarcando una variedad de peces de las aguas costeras, entre ellos el congrio, el pejerrey, la merluza y el róbalo. Para garantizar el suministro de alimentos durante los meses de invierno y en momentos de escasez de recursos, los Kawésqar desarrollaron técnicas de secado al sol y ahumado para preservar pescados, carnes y mariscos. Estas técnicas les permitían disponer de alimentos nutritivos a lo largo del año.


"Hoy sabemos que los ecosistemas marinos funcionan de manera equilibrada y sostenible, con una biodiversidad rica y una calidad del agua óptima. Esto es esencial porque el mar desempeña un papel crucial en la regulación del clima global, la producción de oxígeno, la absorción de dióxido de carbono, la provisión de alimentos y medios de vida para miles de millones de personas, y la preservación de la biodiversidad. La salud marina no solo afecta a los ecosistemas acuáticos, sino que también tiene un impacto directo en la economía, la seguridad alimentaria y la calidad de vida de la humanidad. Mantener el mar en buena salud es una prioridad para garantizar un futuro sostenible para nuestro planeta y para las generaciones futuras." En resumen, la salud del mar es esencial para la salud de la Tierra y de la humanidad en su conjunto, ya que está intrínsecamente ligada a una serie de funciones vitales que sustentan la vida en nuestro planeta.


Hoy en día, aunque las formas de vida de los Kawésqar han cambiado significativamente debido a la influencia de la cultura occidental y la modernización, aún mantienen vínculos con su herencia marina y continúan practicando la pesca y la recolección de alimentos marinos como parte importante de su identidad cultural y su sustento. Las comunidades indígenas Kawésqar tienen entre sus generaciones más nuevas, un gran despertar por la identidad cultural. Pamela González es una joven Kawésqar y madre que ha buscado en el mar, una fuente de salud para el bienestar de su familia:


"Como miembro de la comunidad Kawésqar y consciente de mi profunda conexión con el mar y mis antepasados, decidí emprender una exhaustiva investigación en torno a la salud de los océanos. Mi viaje me llevó hasta la ciudad de Badalona, donde tuve la oportunidad de visitar la Fundación Aquamaris. Durante mi estancia, recopilé datos valiosos y exploré diversas perspectivas relacionadas con la salud marina. Además, adquirí conocimientos sobre las prácticas de talasoterapia, un enfoque que considera al agua de mar como fuente de minerales esenciales para el bienestar humano. Mi objetivo es compartir esta información para promover una mayor comprensión de la interconexión entre la salud de los océanos y la salud humana, así como difundir el conocimiento sobre las prácticas de talasoterapia, que considero beneficiosas y accesibles para todos." (Pamela González Alvarez).


¿Qué es el agua de Mar y porque consumirla?

El mar está ahí desde siempre. La humanidad conoce, desde las culturas más antiguas, las propiedades del mar y sus aguas. Sus beneficios terapéuticos y nutricionales son quizá algo más moderno. Apenas hace un siglo el biólogo René Quintón revolucionó algunos paradigmas científicos de la época y empezó a ponernos al corriente de esta maravilla. Lo más fascinante es que se puede utilizar como sustituto del plasma sanguíneo ya que tenemos los mismos elementos químicos en nuestro cuerpo, específicamente en el líquido extracelular, de sales minerales disueltas, sólo que en una concentración distinta: 9 gr por litro en el caso nuestro, frente a 36 gr por litro que tiene el agua de mar. Teniendo esto en cuenta, el agua de mar se convierte en el mayor reconstituyente de minerales para nuestro cuerpo, siempre y cuando se use de forma correcta.


Hay distintas formas de beberla, pensadas para retener en el cuerpo la riqueza mineral de la más completa de las aguas minerales puesto que contiene la totalidad de los elementos de la tabla periódica que se encuentran en la tierra, y que forman parte de todos los seres vivos. Indispensables por tanto para que nuestro organismo funcione a la perfección.


Si pensamos en beber agua de mar como nutriente, puede prepararse como isotónica o directamente hipertónica. Tanto en un caso como en otro, hay que procurar beberla a pequeños sorbos si es hipertónica y a pequeños vasos si es isotónica espaciados entre sí para evitar que la acumulación de sal en el intestino tenga efecto laxante. Si no es gusto personal el sabor salado, puede iniciar su consumo de forma hipotónica, poco a poco se irá sintiendo en el organismo el aporte de sales minerales, al mismo tiempo que el agua de mar tiene un Ph más alcalino, lo que es muy positivo para la salud. Pero también pensando que la agricultura intensiva ha quitado del suelo, y por ende de nuestros alimentos, los minerales que solíamos consumir con regularidad antes. Por eso y mucho más el agua de mar es un buen suplemento nutritivo.


Para conseguir recolectar agua de la mayor calidad, hay que ir a 30 o 40 metros de la orilla y a una profundidad adecuada, de preferencia en vórtices, donde el flujo de agua es considerablemente mejor, ya que lo que se busca es el agua con la mayor biodisponibilidad posible, es decir con diversas sustancias bioactivas, que son compuestos químicos con efectos beneficiosos para la salud humana y la vida marina. Estas sustancias pueden incluir:

  1. Nutrientes esenciales: Los nutrientes esenciales, como los minerales (por ejemplo, hierro, zinc y calcio) y vitaminas (por ejemplo, vitamina D), son fundamentales para el crecimiento y el desarrollo de los organismos marinos y también son importantes para la salud humana.

  2. Ácidos grasos omega-3: Estos ácidos grasos, que se encuentran en ciertos tipos de pescado y mariscos, tienen beneficios para la salud cardiovascular y el desarrollo cerebral.

  3. Proteínas de alta calidad: Los productos marinos, como el pescado y los mariscos, son fuentes de proteínas de alta calidad que son esenciales para la nutrición humana.

  4. Antioxidantes: Algunos compuestos bioactivos presentes en el agua marina, como los carotenoides y los polifenoles, actúan como antioxidantes y pueden ayudar a proteger las células contra el daño oxidativo.

  5. Peptidos bioactivos: Estos pequeños fragmentos de proteínas pueden tener propiedades beneficiosas para la salud, como la reducción de la presión arterial o la mejora de la función inmunológica.

  6. Bacterias y microorganismos beneficiosos: El agua marina puede contener microorganismos beneficiosos, como probióticos naturales, que pueden influir en la salud de los organismos marinos y, potencialmente, en la salud humana.

El agua de mar tiene diversos usos en la actualidad, tanto para cocinar reemplazando la sal convencional, como para el cuidado de la piel, el riego de plantas ornamentales y frutales o para lavar los alimentos que consumimos a diario. Recordemos que el agua cubre el 71% de la superficie del planeta y el 97% de ésta es agua de mar. Siendo un recurso tan sumamente abundante (podríamos considerarlo ilimitado) no es muy lógico pensar que no tenga ninguna utilidad para nosotros tal cual se encuentra en la naturaleza.


Entonces ¿Qué es la talasoterapia?

La talasoterapia es una forma de terapia que se basa en el uso terapéutico del agua de mar, así como de otros elementos marinos como el aire marino, el barro y las algas marinas, para promover la salud y el bienestar. Esta práctica aprovecha las propiedades curativas atribuidas al entorno marino y sus componentes.


La talasoterapia se lleva a cabo en instalaciones conocidas como talasos, que generalmente se encuentran en áreas costeras. Estas instalaciones ofrecen una variedad de tratamientos y terapias que pueden incluir:

  1. Baños en agua de mar: Los baños en agua de mar, a menudo en piscinas especialmente diseñadas, se utilizan para promover la relajación, mejorar la circulación y aliviar tensiones musculares.

  2. Aplicaciones de barro marino: El barro marino se aplica en la piel y se deja secar antes de enjuagarlo. Se cree que el barro marino tiene propiedades exfoliantes y purificantes.

  3. Masajes con aceites y extractos marinos: Los masajes con productos derivados del mar se utilizan para relajar los músculos y mejorar la circulación, al tiempo que se aprovechan los beneficios de los minerales y nutrientes presentes en estos productos.

  4. Inhalación de aire marino: Se inhala el aire marino, que se considera beneficioso para la salud respiratoria debido a su contenido en aerosoles marinos y oligoelementos.

  5. Terapias con algas marinas: Se aplican compresas o envolturas de algas marinas en el cuerpo, ya que se cree que estas algas son ricas en nutrientes y tienen propiedades revitalizantes.

La talasoterapia se utiliza con frecuencia para tratar afecciones como problemas de circulación, dolores musculares y articulares, afecciones respiratorias y estrés. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la talasoterapia no es un sustituto de la atención médica convencional sino más bien un complemento natural o terapia alternativa natural que mezcla conocimientos científicos y tradición ancestral de las comunidades que por larga data han vivido junto al mar, del mar y por el mar.


"Los conocimientos indígenas no solo enriquecen nuestra comprensión de la naturaleza, sino que también ofrecen soluciones esenciales para la salud de las personas y la preservación del medio ambiente."

Más información en www.aquamaris.org

En el podcast Soycomocomo Capítulo #112 El poder del agua de mar con Laia Torres

Y para más información sobre el tema a pamela@pueblokawesqar.cl

Comments


Commenting has been turned off.
bottom of page